viernes, 7 de enero de 2011

Byron Scott


Hola clasicorros. Byron Scott era un escolta de 1,95 m que nació en el estado de Utah en 1961 aunque crece y pasa su adolescencia en Los Ángeles, más concretamente en el instituto Morningside de Inglewood, muy cerca del que se convertiría en su lugar de trabajo unos años más tarde. Scott destacaba ya entonces por su juego y solía comentar a sus compañeros de instituto 'yo jugaré en ese pabellón', en referencia al Forum. Marcha a los Sun Devils de Arkansas State y pocos años después es seleccionado por los San Diego Clippers con el número 4 de la primera ronda del draft de 1983.

Los Lakers estaban inmersos en un proceso de renovación provocado por la imparable emergencia de Magic Johnson. Desde la llegada de Magic los Lakers habían obtenido 2 anillos pero la estructura angelina no parecía del todo engrasada. Magic había ocupado posiciones principalmente de escolta y base en menor medida, aunque también había jugado esporádicamente de alero o incluso falso pívot. Pero Magic no estaba conforme con las decisiones técnicas del equipo y pidió públicamente su traspaso o la marcha del entrenador Paul Westhead. El Dr. Jerry Buss tuvo que elegir y, pese al rechazo del público del Forum (que llegó a pitar durante un tiempo a Johnson) se quedó con la joven estrella de Michigan. Todas esas circunstancias llevaron a buscar la citada renovación de la plantilla californiana, dando salida jugadores como el base Norm Nixon. Nixon era un contrastado jugador de categoría allstar y los Clippers buscaban arropar a Bill Walton de cara a retos importantes en playoffs, no en vano en su plantilla figuraban nombres como los entonces jovencísimos Terry Cummings, Ricky Pierce, Craig hodges o James Donaldson, jugadores que destacarían tanto en ese equipo como en el resto de su carrera. Decir como anécdota que en aquella plantilla de los Clippers también se encontraba Linton Townes, viejo conocido de la afición madridista y manresana. Así que los Clippers soltaron a Scott a cambio de Nixon y Byron cumplió su sueño de adolescencia al jugar como local en el Forum de Inglewood.

Los Lakers venían de perder sumarialmente 4-0 las series finales del año 83, las del famoso 'Fo, fo, fo' de Mo Malone. El entrenador Riley disponía en el puesto de escolta de jugadores como Mike McGee y Michael Cooper, siendo con McGee con el que Scott se disputaría la titularidad. Aquel año Scott promedia 10 puntos y los Lakers pierden las finales contra los Celtics de Larry Bird en lo que sería la vuelta de 'La Rivalidad' y uno de los títulos más dulces jamás logrados por los Celtics, sobre todo por la manera en que se produjo.

Al año siguiente Scott se asienta como titular y con 16 puntos por partido da muestras de los motivos que hicieron a la directiva de los Lakers cambiar a una pieza del calibre de Nixon por una incógnita como Scott. Los Lakers ganan el anillo contra los Celtics por 4-2 en la revancha del año anterior. El año siguiente los Rockets se cuelan en la final gracias a la inverosímil canasta de Ralph Sampson, imposibilitando el duelo Lakers-Celtics. Ese año Scott mantiene sus números y empieza a ganar renombre en la liga su lanzamiento de larga distancia y su conexión con Magic a la hora de finalizar contrataques. La temporada 86-87 los Lakers se alzan con el anillo nuevamente contra los de Boston, con una destacada participación de Scott durante todo el año tanto en totales como en porcentajes (superando el 40% desde más allá de la línea de tres).

El año 87-88 se inicia con el reto del back-to-back de los Lakers para intentar sobreponerse a 'The Jinx' (la maldición) que decía que no volvería a haber ningún equipo que repitiera título. Esa temporada Scott literalmente pulveriza sus números anteriores, con más de 20 puntos por partido compartiendo quinteto con jugadores que pasarán a la historia por ser de los mejores en su puesto: Magic Johnson, James Worthy o Abdul-Jabbar. Pese a todo Scott lidera a los Lakers en anotación por encima de todos ellos. En playoffs su aportación se mantiene en los 20 puntos con la dificultad añadida de tener que desgastarse defendiendo a John Stockton en semifinal de conferencia, a Rolando Blackman en final de conferencia y a Joe Dumars/Isiah Thomas en la final de la NBA. Casi nada.



En la temporada 88-89 Scott mantiene sus 20 por partido pero los Lakers son barridos por los Pistons en las finales por 4-0. Scott llega lesionado a las finales, en las que se lesionarían también Magic y Worhty. La temporada siguiente ya sin Jabbar los Lakers no acceden a las finales, siendo eliminados por los Suns de KJ & Chambers. Los críticos se ceban con Scott. Se le tacha de no aumentar su rendimiento en playoffs, de no asumir más papel ofensivo, de no defender, de no anotar los tiros decisivos... Sus promedios habían descendido de los 20 a los 15 puntos.



Al año siguiente los Lakers afrontan una nueva renovación manteniendo el bloque Magic-Scott-Worthy-Green. Vlade Divac toma importancia bajo el aro, llega Sam Perkins para reforzar el frontcourt y Terry Teagle hará de Michael Cooper. Los Lakers derrotan en final de conferencia al posiblemente mejor equipo de la liga aquel año, los Blazers de Portland. Scott se mantiene en los 15 puntos con el horizonte de una renovación de contrato a final de temporada. Se llega a la final contra los Bulls de Michael Jordan y los Lakers ganan el primer partido con un gran tiro de tres de Sam Perkins. El resto de la serie es de dominio de los de Chicago y con un Byron Scott desaparecido en ataque y sufriendo a Jordan en defensa. Los Lakers pierden a Worthy por lesión y en el cuarto partido es el propio Scott el que se retira lesionado. Luego se supo que Scott estaba jugando la serie lesionado en un hombro.

En el verano del 91 Byron Scott entra en todas las quinielas de traspaso. Los Lakers buscan un pívot para volver a reinar, preferiblemente Olajuwon. Aunque en realidad es Pat Ewing el que suena con más fuerza dado el estrepitoso fracaso de los Knicks ese año. Se habla de un cambio múltiple pero la cosa no fructifica y los Lakers se presentan en París para disputar el Open McDonald's contra el Joventut, sufriendo para derrotar a uno de los mejores equipos de la Penya de todos los tiempos.

A las pocas semanas Magic Johnson hace público que tiene el virus VIH y que abandona el baloncesto indefinidamente. Los Lakers dejan de ser un candidato a ser un equipo más. Sedale Threatt toma el mando del equipo y los Lakers llegan a playoffs, siendo derrotados por los Blazers a modo de venganza particular por 3-1. Scott mantiene sus 15 de promedio en una temporada correcta.

La temporada 92-93 está marcada por el traspaso de Barkley a los Suns que precisamente se miden a los Lakers en primera ronda de playoffs. Threatt, Scott, Worthy, Perkins, Divac y Green ponen contra las cuerdas a KJ, Chambers, Majerle y Barkley con un 2-0 que nadie había sido capaz de remontar en 1ra ronda. Barkley pronostica que serán los primeros en hacerlo y así es, derrotando a los Lakers por 3-2 y plantándose en la final contra los Bulls.

Scott estaba indignado por haber sido y ser uno de los líderes de los Lakers y no haber participado en ningún allstar. Más allá de eso, estaba indignado por no estar ni siquiera entre los elegibles en las papeletas (entonces no había internet como lo conocemos ahora) de los seleccionables por los Lakers en esa temporada 92-93. Así que se va a Indiana como suplente de lujo de Reggie Miller donde destaca ofensiva y defensivamente en los minutos de descanso de Miller, alcanzando dos finales de conferencia. Es seleccionado en el draft de expansión por los Grizzlies y acaba su carrera en la NBA con unos nuevos Lakers, los de Shaquille O'Neal y Kobe Bryant. En aquel equipo coincide con Van Exel, Eddie Jones, Cedric Ceballos, Elden Campbell o Robert Horry además de Bryant y Shaq; consigue pese a ello terminar como el sexto máximo anotador del equipo.

Scott inicia tras esa temporada una breve aventura en Grecia y gana la liga griega con el Panathinaikos. Posteriormente inicia su carrera como entrenador donde sí ha conseguido el reconocimiento que se le negó en su carrera como jugador, habiendo sido entrenador del año la temporada 2007-2008.

Byron Scott ha tenido que defender a muchos de los jugadores que marcaron época en la década de los 80 y 90. Dennis Johnson, John Stockton, Kevin Johnson, Rolando Blackman, Isiah Thomas, Joe Dumars, Clyde Drexler o Michael Jordan han sido defendidos por él. Mientras en la otra parte de la pista anotaba 20 puntos noche tras noche. Cabría analizar el impacto de la retirada de Jabbar sobre su juego o el abandono del showtime provocado por dicha retirada, ya que la bajada de sus medias anotadoras está ligada directamente a esa retirada con los datos en la mano. Lo cierto es que Scott sí anotó tiros decisivos, mantuvo su nivel en los playoffs, fue clave en el showtime, se desgastó en defensa en un equipo que lo necesitaba (sobre todo tras la baja de Cooper) y nunca se le reconoció nada de ello. Al contrario, se le criticó por todo ello. Uno de los casos más flagrantes de jugadores menos valorados pero más valiosos para sus equipos a lo largo de la historia de la liga. ¡Clasicorros saludos!

6 comentarios:

  1. Como bien dices, Byron Scott fue un jugador olvidado e incluso infravalorado por periodistas y público general de los 80-90.

    Fue elegido en el 1er equipo de rookies en el año 1984 pero luego sus compañeros Johson, Worthy, Kareem siempre tuvieron mayor peso mediático que él. Lo que puedo repercutir en que no fuera elegido nunca en el all-star.

    En la biografía de Magic Johson "Mi vida" recuerdo que lo mencionaba como un jugador necesario y primordial para el nacimiento del showtime. Un buen defensor que se sacrificaba por el equipo y que abría las defensas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre he dicho que para mi es el mejor jugador de la historia que no haya sido nunca All-Star.

    La historia no ha sido totalmente justa con Byron, que fue un gran jugador en ambos lados de la cancha. Gran tirador, buen penetrador, jugador muy intenso.

    Yo entre Scott y Ainge me quedo con el primero y Danny Ainge fue All-Star y parece que tiene mucho más caché que Byron. La vida a veces es así...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ya sabemos que igual que con otras votaciones y premios, las elecciones para el all star tienen su parte de polémica. No quiero citar a gente que ha sido all star y que me parece que no tienen tal categoría, pero si es verdad que Scott la tenía, aunque compartir equipo con Kareem, Magic y Worthy era un problema para él porque es difícil ver a muchos jugadores de un mismo equipo (a veces si han participado hasta cuatro) en ese tipo de partidos que son un escaparate para la liga que quiere vender mercados.

    Totalmente de acuerdo con todos. Scott fue muy importante para los Lakers de los 80. Y por cierto, como entrenador llevo a los Nets a dos finales.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, Scott fue una pieza clave en aquellos Lakers, pero ya sabemos como funciona el baloncesto NBA y las leyes del mercado americano. En aquel equipo Scott y AC Grenn ponían el físico y la defensa que le faltaba al resto, y esto en toda la historia del baloncesto ha sido una tarea muy desagradecida.

    Un saludo y gran post

    ResponderEliminar
  5. Más allá del tema All-Star (el otro día descubrí que Calvin Murphy ha sido All-Star 1 vez, las mismas que Jameer Nelson O_o), creo que Scott fue un jugador clave en un equipo que ganó con él 3 anillos y otras tantas finales. Con esto quiero decir que, más allá del reconocimiento de la Liga como jugador, los Lakers no le valoraron en su justa medida. Siempre he dicho que es la franquicia, junto a Bulls, que más le cuesta engrandecer a los jugadores que les han hecho grandes. Scott, Cooper e incluso Nixon, Wilkes o Rambis tendrían su número retirado en el 80% de las franquicias NBA. Y de estos, Byron fue quién más ayudó a lograr títulos, defendiendo como Cooper y a veces anotando casi tanto como Worthy.

    Un saludo y me alegra verte más a menudo por aquí.

    ResponderEliminar
  6. Para empezar, ahora que parece que te has puesto a escribir más, sigue dándole a la tecla que nos das unos alegrones. Y recuperate de la rodilla que también queremos verte por las pistas.

    Creo que el aficionado del baloncesto tendrá un buen recuero de Byron Scott, como lo debería tener de otros jugadores que vivieron a la sombra de Magic como Coope o AC Green. No hablo de posiciones, hablo de relevancia mediática. La sonrisa de Magic deslumbrada a casi todos y hasta Worthy puede que no fuera lo suficientemente valorado. La verdad es que, tácticamente, Byron fue un jugador primordial en esos Lakers (como demostró aqui el mismo General con un 'scouting' táctico del Showtime) y que generó mucha anotación desde el perímetro y al contragolpe. El tema del All Star es algo sorprendente, pero también hay que valorar contra quién se jugaba el puesto en esa época y si hacéis revisión de quienes iban al Partido de las Estrellas puede que no os parezca tan extraño.

    Saludos desde Puertatrás

    ResponderEliminar